Fabricantes de armas en la mejor etapa en el mercado

El negocio de la defensa está en auge y las empresas que cotizan en bolsa que se dedican a armar a los diferentes países y organizaciones del mundo están recogiendo esta tendencia. El último impulso bursátil que han vivido estas compañías ha llegado con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

Desde los comicios, los analistas han mejorado las previsiones para las 16 empresas del sector que recoge FactSet en un 4,5% para el conjunto de los ejercicios 2016, 2017 y 2018, -para 2018 se espera que entre todas estas empresas ganen unos 17.780 millones de dólares- una mejora en las estimaciones que se ha visto trasladada a sus acciones, que han subido el doble que el índice MSCI World en este periodo.

En concreto, repuntan un 14,6% en el parqué, mientras el selectivo global suma un 7,3%, y el S&P 500 estadounidense un 9%.

Eso sí, Trump no ha traído nada nuevo: los dueños de las armamentísticas, es decir, los inversores que han comprado las acciones de estas empresas en el mercado, han visto cómo estos títulos suben durante los últimos años al margen del resto del mundo: mientras el MSCI World perdió casi un 3% en 2015, estas firmas subieron casi un 30 por ciento, un movimiento que se repitió en 2016, cuando la bolsa subió un 5,3% y este grupo de empresas un 15%. A pesar de estos avances, los expertos que recoge FactSet no creen que hayan corrido demasiado, ya que todavía otorgan al sector un potencial medio de casi el 8%.

Si bien el mercado parece haber comprado que la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos va a mejorar el panorama para las empresas armamentísticas, la realidad es que todavía es difícil anticipar qué es lo que va a hacer el presidente republicano que pueda generar más negocio para este sector. Sin embargo, las últimas declaraciones sobre la guerra de Iraq del nuevo presidente dejan bastante claro que no descarta la posibilidad de volver a intervenir en el país, refiriéndose en este caso al conflicto con el Estado Islámico (ISIS): «Si nos hubiésemos quedado con el petróleo de Iraq cuando nos marchamos, nos habríamos evitado el problema de ISIS, ya que es con lo que se financian, principalmente. Quizá tengamos una nueva oportunidad», explicó Trump. Eso sí, también añadió que «nunca fui fan de entrar en Iraq. No quiero entrar ahí, porque cuando lo hacemos, salimos malparados».

El mundo se rearma

El gasto militar del planeta creció el año pasado un 1%, según datos de IHS Markit, hasta los 1,57 billones de dólares, un aumento que puede estar haciendo que las firmas del sector se froten las manos.

Haciendo uso de los datos de IHS, desde Les Echos analizan qué países son los que más gastan en armas en relación con el tamaño de sus economías: Arabia Saudí lidera el ranking, con un 13,7% de su PIB en gasto militar, seguido por Iraq, con un 9,1%, Rusia e Israel, con un 4,5 por ciento, y el propio Estados Unidos, con un 3,3%. India es el que más rápido lo ha aumentado .

Según el informe anual de IHS Markit, India ha pasado a ser el cuarto país del mundo que más dinero gasta en armas y sistemas de defensa, adelantando a Arabia Saudí y Rusia, que han pasado a ser el quinto y sexto en el ranking, respectivamente. En el informe también se lanzan previsiones que apuntan a que India superará en 2018 a Reino Unido en este aspecto y se colocará en el tercer puesto. La modernización de su ejército es la responsable de este aumento en el gasto, según explica el informe.

powered by Auto Youtube Summarize

A %d blogueros les gusta esto: